La felicidad sólo es real cuando se comparte
Me acuesto, cierro los ojos y pienso, no paro de pensar un solo instante. Me pregunto todos los días de mi vida si hay tortura mas grande que la de la inseguridad propia, si este sufrimiento tiene un punto final, si algún día voy a lograr querer sin pretender. Vivo con el miedo a perder y por eso no disfruto lo que todavía tengo, me encierro en delirios que se arman como historias, como si estuviese esperando que todo eso suceda. 
Estoy encerrada en una personalidad que no quiero tener.

Los regalos de amor no se compran, fue lo mejor que recibí en años.
 Enceguecida. 
Sentada lo miro y pienso ¿quien es? ¿qué hago acá? ¿por qué estoy con él? ¿cuando fue que paso todo tan rápido?  Me mira, me sonríe y me pregunta que pasa que lo miro así, quiere saber que pienso cada vez que me quedo tildada observándolo. Y es que, en realidad, no puedo entender en que momento me convertí en un ser feliz, pleno y sonriente; en que momento esta persona vino a cambiarme la vida. Abrí los ojos y pasaron tres meses, volví a parpadear y me encontraba bajo sus brazos en la mesa familiar de mi casa, como si hubiese sido asi desde hace mucho tiempo, y lo cierto es que no. 
Tiene la mirada tranquila, esa que a mi nunca me sale (ni me va a salir), tiene el tacto para tranquilizar mi ansiedad y la fórmula exacta para conformarme ante cualquier capricho, me cuida como si fuese su responsabilidad y tiene una fuente de paciencia inagotable. Tiene todo lo que a mi me falta, nos complementamos de forma casi matemática.
 Aprendí con él a querer sanamente, por fin es recíproco, por fín el amor no se mendiga. 

Duele tan profundo querer a alguien que creo que estoy en carne viva. Estoy desnuda frente aun sentimiento, soy esto que no quiero ser y me da miedo perder por aceptarme tal cual soy. Duele tan profundo la inseguridad, que creo no tener peor enemiga que yo misma, que el odio que deposito en otros es el que trato de sacar de encima mio, quiero descargar una mochila que pesa, y por mas que intente e intente, sigue pesando. Pinche la burbuja de la idealización, me pincharon la burbuja de la espera y llego eso que esperaba y anhelaba y aun asi me sigo chocando la frente contra la pared.
 "No tengo ni el valor para ser cobarde"
A veces me pongo a pensar en como me veo en el futuro y tengo el hermoso presentimiento de que voy a seguir contando con vos, que te voy a seguir abrazando cuando estés triste y que me voy a seguir riendo de tu risa, que me vas a seguir escuchando hasta el hartazgo y te vas a seguir enojando de mis torpezas. Tengo ese presentimiento que dice que mi flor va a seguir venciendo mis miedos, por eso a veces sonrío sin razón (¿viste cuando me preguntas de que me rio?) porque reafirmo todos los días que pase lo que pase vas a estar ahí poniéndome el corazón. 
Te amo siempre.
Pasar por un espejo y verme la sonrisa tatuada en la cara es signo de que me siento feliz. Uno no es feliz, uno se SIENTE feliz y eso es lo que vale en ese momento, justo en ese segundo en el que la plenitud nos invade y podemos pensar "que bien estoy, que bien se siente".
El otoño no me molesta porque estoy cubierta por un calor abrazador que me mantiene todo el día cerquita del sol, así se siente dar y recibir, me dijeron. Pienso mucho y después escribo porque no se como describir algunos sentimientos, se me hace difícil. Hoy no escribo por necesidad, sino por ganas, simples ganas. Nos transpiran las manos de tanto unirlas, y de la magia que se provoca. 
Pienso muchas cosas que están buenas para escribirlas por acá pero después me las olvido y escribo algo parecido pero no tan bueno como lo que pensé anteriormente. Siento en este preciso momento que tengo que ir al psicólogo, que estoy llena de miedos y obsesiones, que ahogo a la gente. Esos conceptos son en los que estuve pensando pero con conclusiones mucho más rebuscadas, que cuando me acuerde o simplemente pueda plasmarlas por acá, lo haré. Mientras tanto, busco un terapeuta.
Me había desacostumbrado (por así decirlo) a sentir que importo. Que alguien tenga las ganas locas de verme y que lo haga sin rodeos, que aparezca cuando yo también quiero verlo y que no se termine de ir nunca, por no poder o no querer. Me había olvidado de la mirada sincera, de la persona sin disfraz, de la ingenuidad del "¿qué va a pasar ahora?". Sonrío sin parar y hay huecos que ya no duelen, ya no hacen ruido. Me voy desacostumbrando de a poco al  frio dolor. 

Tal vez nunca exististe, fuiste mi mejor invento.

Hace poco escuchaba una canción que me hacía pensar en vos, se llama "Sin tu voraz libertad". No es que la canción en su totalidad se refiera directamente a vos, sino que varias estrofas daban en el punto exacto, como por ejemplo "Terminemos con la farsa de los besos sin comparsa, de las flores que crecen sin sol. Ayer hoy y siempre, fue mi mejor rocanrol". 
Terminamos con esta farsa hace ya dos meses y creo que se me hizo más fácil que otras veces, quizás porque pusimos (o puse) ese limite del que hable en una entrada anterior, quizás porque quedo a la luz  que fuiste un capricho, una obsesión atada a mi complejo de inferioridad con mi habilidad para elegir amores. Nunca voy a tener dudas de esto, se que perteneces a mi ayer y a mi hoy, se que te voy a llevar siempre en mi, pero si hay algo que tengo claro es que no fuiste mi mejor rocanrol. Tengo la seguridad y la alegría de afirmar que no fuiste lo peor ni lo mejor que me paso, simplemente pasaste. Me enseñaste, me hiciste crecer, sufrir, querer y lo más importante, me enseñaste a decir "basta". Por eso, a pesar de haberme despedido mil veces de vos y no parecer creíble en lo que digo después de tanto blog dedicado a tu persona, juro haberte soltado hoy mas que nunca, porque sé que me merezco algo mejor y eso es algo que nunca me vas a poder dar.
Hoy me prometí a mi misma, casi en voz alta, no volver nunca más hacia atrás. Me obligué a entender que todo lo que en algún momento se fue no tiene por qué volver, elimine hasta de mi vida virtual a ese pasado que no me deja avanzar, aprendo día a día que mientras mas miro para atrás mas me cuesta caminar hacia adelante. También me dijeron, con muy poco filtro, que tengo que aprender a quererme a mi misma, que valgo mucho mas que un par de besos y una birra a la medianoche y que si no lo hago valer yo, no me va a valorar nadie.
Son fundamentos trillados, y seguramente ya escritos en este mismo blog, pero a veces necesito ese cachetazo que me baja los pies a la tierra, que me toca el corazón y me dice: No estas sola. Porque a eso es a lo que mas pánico le tengo, a estar sola. 
Después de haber tenido que pasar por las situaciones que pasé y haber llegado al limite extremo, a ese del que, claramente, no se vuelve; puedo decir muy tranquila que le puse un punto final a esta historia y que siempre voy a dormir tranquila con la certeza de que todo vuelve y de que todo pasa por algo. 


Hoy hice memoria emotiva, se me vino una frase a la cabeza que escuche hace poco y en un segundo se me nublaron de agua los ojos. Fue caer en la cuenta de algo que jamás va a cambiar y que yo no puedo hacer nada por eso. Sentirse poca cosa es constante y frustrante. 
Siempre aceptando el papel que me toca, conformándome y mintiéndome. Creer que con sólo "pasarla bien" basta, pero cuando me acuesto y pienso en mi misma creo que necesito amor como nunca lo necesite, necesito ser yo la primera y la única, necesito dejar de ser ese clavo que saca al otro. Necesito que me necesiten y así poder sentirme importante en la vida de alguien de una puta vez. 
"...No quiero ser el enamoramiento de nadie, quiero gustarle a alguien tal cual soy, con mi propio yo..."
No sé estar sola ni tampoco lo quiero hacer. Vuelvo todo el tiempo para atrás aún sabiendo el final de cada una de las situaciones que yo misma emprendo. 
"Aceptamos el amor que creemos merecer" no sé si esta frase es universalmente cierta, pero por lo menos yo me siento identificada; inconscientemente uno sabe que se merece algo mejor pero sin embargo cuando esto no funciona se le hace inevitable hacer un mea culpa. La infinita cantidad de oportunidades que doy son las nubes que no me dejan ver que hay mas allá, que me estancan siempre en la misma piedra y me siento ahí como esperando a que desaparezca sola y lo que no entiendo es que, esa piedra siempre va a estar, queda en mi esquivarla o no. 
Los consejos son siempre los mismos, los retos, los ceños fruncidos y sin embargo yo sigo esperando horas a que se decida aparecer y sigo subiendome al mismo auto fingiendo que todo esta bien y que nada me afecta, la pérdida de dignidad es constante y lo que la hace peor aun es que es algo que yo elijo hacer. Me siento tan frustrada y nunca termino de admitir que él siempre cumplió el mismo papel, en realidad, mi propia enemiga soy yo.
"Te enojaste con él porque fue sincero, y nunca ninguno había sido así con vos. Te enojaste con vos misma por no lograr haberlo enamorado ni vos tampoco haberte enamorado de él"

Soltar

Después de tanto tiempo que paso el primer amor, después de varios corazones que pasaron por este abril, después de tanto que aprendí y sufrí, todavía no logro saber soltar. 
No sé si escribir por él o por mi, porque en realidad esto de no saber dejar atrás me pasa siempre y no sólo con él. Siempre admití no estar completamente enganchada en esa relación, pero pasaron varios meses y me acostumbre a él, a su decir y a su sonrisa, a sus ojos verdes que me miraban de costado, a sus brazos que parecían proteger cada parte de mi cuerpo, a esa cerveza de por medio y a la noche que parecía despejarse de estrellas en el momento justo, siempre se despejaba cuando nos veíamos y nos reíamos tanto. Hoy me quedo su expresión, su lunar, ese humo que nos hacía volar y su yerba lavada. 
Quizás en otros tiempos, quizás en otro lugar o quizás nunca más, pero mas allá de eso quiero firmar en este instante que nunca estuve con una persona tan sincera, tan espontánea y tan hermosamente hippie como él y deseo que logre enamorarse, no sé de quien, pero que lo logre al fin; lo necesita. 



"Quiero morir de cara al sol (con vos)"
Hace días que quiero escribir acá sobre lo angustiada que me siento y no lo hice porque todavía no sé por qué me siento así o, mejor dicho, por quien.
  La vida se encarga de ponerme entre la espada y la pared cada vez que puede y resulta que nunca me deja un camino viable, ningún camino que elija va a ser fácil ni tampoco hay uno que me asegure ser mejor que el otro. Entonces me angustio y me hecho la culpa sobre la cuestión, pensando que podría haber evitado distintas situaciones, podría haber sido menos espontánea y pensar un poco más antes de vomitar palabras que ni yo sé si son verdaderas (hoy no estoy segura de nada) y me doy la cabeza una y mil veces tratando de decidir, de elegir un camino correcto y el mayor problema esta ahi, analizo la situación como si estuviese buscando un trabajo o una carrera universitaria y en realidad el que decide es el corazón en este tipo de cuestiones y si estoy tardando tanto en elegir es porque algo anda mal: no estoy enamorada. 
Tratar de decidir teniendole miedo al "destino" o al "¿Qué hubiese pasado si...?" es la práctica mas torturante para el cerebro que conocí jamás. Si fuese más fría, si me importaran menos los demás y me fijara mas en lo que yo quiero, si no fuese tan cagona, si pudiera dejar atrás a las personas más fácilmente todo sería distinto.
"No está mal que terminen las historias mientras haya historias que contar" acaba de venir esa frase de mi banda al reproductor como arte de magia, mientras escribo esto en el blog y juro creer en esta magia. Frases como estas me dejan toda la noche pensando, después de todo dependiendo de la mochila que llevemos a cuestas, cada uno le encuentra un significado distinto a las canciones y se convierte en un refugio del masoquista, del pensante. Una excusa.   
Siempre me preguntaré ¿Por qué te fuiste? 
Debí prestarte mis ojos...
"Te gusto porque soy insaciable" le dije vulgarmente, con un aire egocéntrico. Se rió, me besó y suspiró agotado. Y hoy, pensándolo fríamente (y sobria) creo que lo que le gusta de mi es que, para él, soy totalmente prohibida, y digo totalmente porque soy la persona que podría arruinar su pareja actual, soy "la ex". Él no puede vivir durante mucho tiempo haciendo lo correcto, necesita esa adrenalina, otro cuerpo (uno que ya conozca) y esa diversión que se perdió en su vida monótona, necesita que no le digan lo que tiene que hacer, que lo hagan reír un rato. Y ahí estoy yo, lo recibo con un beso que él no espera y le hablo de cosas que lo vuelven loco, lo dejo ser y me rio de sus ocurrencias, de sus chistes. No tengo horarios ni exigencias porque perdí esas ganas de manejarle la vida hace ya unos meses, vuelvo porque hay algo en mi vida que falta y todavía lo tiene él. Amor ya no hay más, sólo nos queda el momento: hoy.
Y de repente te das cuenta de que todo ha terminado, de verdad, ya no hay vuelta atrás, lo sientes. Y justo entonces intentas recordar en que momento comenzó todo y descubres que todo empezó antes de lo que pensabas, mucho antes, y es ahí, justo en ese momento cuando te das cuenta de que las cosas solo ocurren una vez, y por mucho que te esfuerces ya nunca volverás a sentir lo mismo, ya nunca tendrás la sensación de estar a tres metros sobre el cielo.
Ando necesitando que me abracen como nunca


Cada día me sorprendo más de lo fácil que se torna mi cambio de humor. En menos de un segundo estoy llorando cuando hace un rato le sonreía a todo. No sé si son las hormonas, mi edad, ser mujer o que mierda pero estoy HARTA.
"Y tengo miedo a equivocarme, a sufrir, ser lastimado. Equivocarme es algo humano pero amarte es un pecado"

Yo soy mi propia enemiga. Me odio y rio al mismo tiempo, me doy la cabeza contra la pared para dejar de pensar lo que pienso, para dejar de hacer tan graves situaciones insignificantes. A veces siento que necesito ayuda y otras veces vomito palabras creyéndome lo que digo cuando en realidad hago todo lo contrario. Doy consejos sobre cosas que yo jamás voy a lograr hacer y muchas veces tengo la sensación de que mi cerebro va a terminar explotando. Me siento identificada con la frase "tengo la mente cansada y mi piel se va con vos". En general, no solo hablo de amor, hombres y esas cosas; me pasa con todo y todos. 
Lo que veo es lo que soy.
Quería contar (necesito contar) que me besó un abril hace pocos días, que me hizo reír y bailar y después de eso se puso su clásico saco negro y se esfumó entre la gente, como hizo siempre y como lo va a seguir haciendo cada vez que aparezca, de forma efímera. 
Tengo una pequeña gigante obsesión por el significado del destino y todo lo que eso conlleva, hasta que hace poco leí una frase que decía "El destino es el nombre con el que disfraza la conciencia al inconsciente accionario" Es decir, que lo que nosotros creemos que pasa por algo, ese mismo algo lo ocasionamos nosotros sin darnos cuenta, inconscientemente. 
Me dejó desconcertada, porque puede ser cierto, todo lo que pasa y en el momento que pasa es porque anteriormente nosotros elegimos hacer o decir algo. Todo es un gran conjunto de elecciones propias, desde la hora de llegada hacia un lugar y/o la decisión de ir o no a ese lugar. También se me ocurrió un ejemplo: las "brujas". ¿Qué pasa si voy a que me tiren las cartas? Voy, pregunto si voy a durar con el chico con el que estoy y la bruja me dice que no, que no tengo futuro. En ese mismo instante la mujer me está obligando a tomar una decisión ¿Para qué voy a seguir con él si no tengo futuro? Voy y lo dejo antes de que eso suceda de modo inverso. La bruja decidió que yo no iba a estar más con esa persona, porque mi entusiasmo disminuyó y yo elegí terminar con esa situación. Repito, todo se trata de un conjunto de elecciones propias, nadie sabe nuestro futuro. Causa y efecto. 
Así entendí que para llegar a la montaña más alta la que tiene que subir soy yo. Si quiero algo el destino no va a solucionar ni darme nada que yo no logre por mis propios medios. El universo conspira a mi favor, sí, pero mis elecciones también.


Tengo una cita conmigo que no me animo a afrontar.

Hay momentos en los que exploto y necesito entender la mente humana de cada una de las personas que me rodean, necesito saber que piensan, que quieren (¿me quieren a mi?). Pero después pienso y concluyo en que lo único que necesito es conocerme a mi misma, preguntarle a mi mente que es lo que quiero (y a quien quiero) y ahí es cuando me largo a llorar. Lloro porque siento que por más que me conozca a mi misma en todos los aspectos de la vida posibles nunca voy a conseguir lo que deseo, que el universo no esta conspirando y odio a las personas que, aún haciendo las cosas mal y lastimando a otros, obtienen lo que quieren. ¿Dónde esta el karma en ese momento? ¿El destino? ¿Cuánto más espero? Y así se me va llenando el culo de preguntas, me enojo con todos y conmigo misma, deseo haber nacido de otra forma, pero no linda. Deseo no haber nacido insegura. 
Camila
Carácter: Exteriormente, Camila es fuerte y ruda, pero mas frágil y débil interiormente, compensando su emotividad y vulnerabilidad mediante su facilidad de expresión y adaptabilidad y capacidad creadora. Su temperamento y capacidades son fuertes, pero irregulares. Y dado que teme la soledad necesita sentirse amada y comprendida: en el terreno emocional existe una dualidad entre su necesidad de amor y estabilidad y su deseo de independencia. Es fácil para los sujetos de mala fe sorprender el candor de las Camilas que nunca escarmientan por muchas tratadas que le jueguen. Suelen ser presa fácil para el primer listillo que se ponga delante de ellas y que, conociendo sus debilidades, les recite cantos de sirena y les dore la píldora con halagos, buenas palabras y, sobre todo, asegurando que comparten los gustos y las aficiones de la Camila-victima. 
No te quemes la cabeza por un poco de placer.
"Y al final del día la persona que tiene que estar feliz soy yo"
Sonriendo en este preciso instante.
¡Como apareces y me transformo!
Cagamos...Me enganché. 
Cuando una persona se siente amenazada por los gustos, ideales o decisiones del otro, ataca casi inconscientemente, tirando abajo esa moción, abatiendo a ese otro y llenándolo de preguntas ¿Por qué sos diferente? ¿Qué vas a lograr? ¿Querés llamar la atención? ¿Por qué no sos igual a todos y te dejas de joder?
Da miedo ese otro que propone algo distinto, porque, en realidad, el que se llena de preguntas es esa misma persona. 
He escuchado frases como "Si te pones a pensar en cada experimento que hacen con los animales dejas de vivir" "¿Vas a vivir de las plantas?" "Los medicamentos también los prueban en los animales y sin embargo vos te tomas un ibuprofeno cuando te duele la cabeza" "Sin carne tu cerebro no se desarrolla bien, sos como medio estúpido de grande."
Necesitaba contar mis cambios como una muestra de que estaba pensando diferente y que, por lo tanto, yo me estaba sintiendo mejor pero sólo fui atacada. Claro, inconscientemente. No me enoje con esas personas, se que lo dijeron intentando "anormalizarme" y para que siga comiendo ese asado argento de todos los  domingos, porque es lo que dicta la cultura ¿no?.
Lo cierto es que tenemos que localizarnos bien lejos para ver bien de cerca y eso es lo que hice al empezar a decidir por mi misma y dejar de hacer lo que la masa me dictaba. Veo de cerca las ganas de los demás por ser de otra forma y veo la poca voluntad por lograrlo.
El que piensa y habla demasiado, en realidad, no está diciendo nada: son discursos de conformidad que los deja satisfechos en su propia hipocresía, queriendo demostrar todo el tiempo que no son solo humanos comiéndose a otros. Mi idea no es que todos sean como yo, sino que se concienticen e informen de lo que pasa a su alrededor y se acepten como son, que sean sinceros con su espejo y que se hagan cargo de lo que hacen para poder aceptar al otro "diferente" sin culpas y sin preguntas que los torturen.

"Aunque estés despeinada me gustas igual, aunque estés en pijama y sin maquillar.
 Aunque estés enojada por lo que pasó, aunque ya no te vea me gustas igual"
Su lunar, su iglesia y su candombe.
A veces me pongo a pensar en que no importa cuanto cambiemos, ese costado de "minita intolerante" está siempre. Soy esa minita celosa que odia a sus amigas, se enoja por un gesto o una palabra y se olvida de todo lo demás. Soy esa minita que se deprime cuando no le contesta el mensaje o cuando, directamente, no le mando nada. Me odio en esa posición, detesto ese lado mio tan obsesivo. 
Tranquilidad total, en mi eje o (vulgarmente hablando) en mi salsa. Así estoy. 
Cuantos sentimientos y pensamientos pasan por nuestras cabezas, que sensibles somos. 
Que parecidos nos hicieron. 
Hace un rato, después de un largo día, me miré al espejo y sonreí de manera sincera, casi como si hubiese necesitado hacerlo. Fui victima de una inocencia que me dejo encandilada. Estoy tranquila conmigo misma.


"...Con tu panza y mi panza rozándose no hay poeta que no haga una canción..."
¿Así se sentirá estar cambiando?
Sonrío desde que me levanto. ¡Buen día!
La verborragia y el brillo en los ojos de las mujeres cuando estamos enamoradas. El mejor estado del mundo, la mayor transparencia transmitida por gestos.

"...Que idiota te hace el amor..."
Ayer a la noche cerré el twitter. Parece una pavada pero fue un cambio grande en cuanto a mi "vida virtual", dejé de estar tan pendiente del celular, no tengo atracción alguna que me lleve a él salvo que me este mandando mensajes con alguien. Me siento liberada y confusa, no sé que estan haciendo las personas que me rodean en este preciso instante. No tengo la más pálida idea y eso me hace sentir tranquila y hace que piense mas en mi y me ocupe mas de mis cosas. Es algo que tendría que haber hecho hace tiempo, toda adicción termina enfermando. 
Hoy empecé con los cambios en mi habitación, en este momento estoy sentada en el piso con la computadora ya que momentáneamente me quedé sin escritorio y muebles. Me siento sastisfecha, relajada (aunque el proceso haya sido cansador) en mi eje y sobre todo, me siento yo misma. No sé como explicarlo, creo que hay muchos cambios que hice últimamente que se deben a la incentivación inconsciente de Agos y a mis ganas de querer cambiar. Dicen que el enemigo de uno, es uno mismo y por fin lo entendi; hoy estoy mas tranquila y de a poco aprendo a quererme.
¿Nunca lloraste sin saber el motivo?
Me pongo a pensar demasiado y me pregunto a mi misma ¿Por qué soy tan obstinada cuando quiero algo ya y tan insegura cuando lo empiezo a tener? 
En realidad, sé el por qué de cada una de mis inseguridades, las hablé mil veces y con personas diferentes, pero ese no es el punto. Me suele pasar de querer estar con una persona, de que me guste un hombre y hacer todo lo posible a mi alcance para que, aunque sea, éste me registre. Porque soy así y no pienso en que es lo que queda bien y que no (si se tiene que dar, se va a dar ¿no?) pero al conseguir mi objetivo, cuando el susodicho me comenzó a registrar y hasta fuimos victimas de nuestros propios roces, empiezo a posicionarlo en un nivel mucho mas alto del que me posiciono a mi y pienso que no le gusto, que algo en mi esta mal y que, seguramente, a corto o mediano plazo me va a abandonar.
 La mente humana es tan inesperada, complicada, retorcida y masoquista que se me hace difícil descifrar por qué hago lo que hago, entonces empece a correr a ese ratón que me come los sesos hasta hacerlo llegar al corazón. Que coma todo lo que quiera que hay de sobra y que de paso me haga sentir un cosquilleo de esos que no dejan explicar que te pasa. Quise sonreír y lo hice, seguramente sea un reflejo manejado por el cerebro, pero al sonreír, se ríen mis emociones y relajo el cuerpo, el alma. 
Creo fervientemente en la idea de que cada uno esta como quiere, que todo lo que tenga que pasar va a pasar y si no pasa el universo conspira para ayudarnos. Pienso que si la vida, mi corazón, el suyo y el destino quieren que nosotros sigamos caminando juntos lo vamos a hacer.
A las ilusiones las alimenta el corazón, la cabeza no. La cabeza te las come. 

Nosotros tenemos una relación en particular que hace que no importe el tiempo que haya pasado ni el lugar en el que nos encontremos, el trato siempre es el mismo (como si nunca nos hubiésemos separado). Y es eso lo que me llevo el viernes a abrir los ojos y encontrarme en su auto volviendo a mi casa. No recuerdo con claridad la charla previa que me llevo a acceder a subirme a su auto, pero se que así no hubiésemos tenido esa charla, yo hubiese terminado en el mismo asiento. Él está un poco flaco, con el pelo más largo de lo que se lo suele dejar y con un tatuaje en la frente que dice "tengo novia", pero los ojos chinos seguían intactos y su sonrisa a lo lejos también. Nos despedimos por enésima vez, el fruncía el ceño, no entendía por qué yo no le estaba pidiendo de quedarnos juntos o de ir a otro lado pero me dejo ir de todas formas. 
Estoy aliviada y contenta por saberme superada de esta situación, por no haberlo deseado ni un instante y por bajarme de su auto con decisión y no con lágrimas en los ojos. Lo quiero y lo voy a querer siempre, pero ya no deseo su cigarro en desayuno. 
Mañana, después de dos años, voy a ir a la casa de mi abuelo. Tengo un nudo en la garganta imposible de descargar. 
Yo le quería decir la verdad por amarga que fuera!
Romper con eso que creemos que esta bien, con eso que "debemos hacer" y empezar a mostrarnos como realmente somos, como alguna luz nos trajo al mundo. Dejar la hipocresía a un lado, todos somos falsos cuando dejamos de decir algo que queremos gritar. 
COMPRENDER, ACEPTAR.

Hace poco escuché "el peor enemigo que tenemos, somos nosotros mismos" y hoy lo comprobé. Tengo una lucha interna con lo que soy, con mi esencia imposible de cambiar. Tengo una lucha interna con lo que no quiero ser y me auto convenzo con hipótesis que suponen aliviarme y que me dicen que no esta mal ser como soy, que alguien me va a querer así y que el tema esta en relajarse. 
No me puedo relajar, no soy la que lleva el cartel de "Take it easy", me enojo fácil y golpeo fuerte aun sin quererlo. El golpe es una metáfora; mis palabras salen como disparos y cuando reacciono ante mi inconsciente accionario, me enojo conmigo misma y me reprocho el por qué. ¿Por qué soy tan sensible a la opinión de los demás? ¿Por qué soy tan soberbia? ¿Por qué me angustio cuando alguien insignificante en mi vida, no me acepta? ¿Por qué no escucho, en vez de hablar? 
En Mallín aprendí que el dolor es inevitable pero el sufrimiento es opcional. De ahí vienen mis ayudas mentales, mis reflexiones en silencio y mi intento de tranquilidad ante una situación angustiante. Tengo la sensación de que lo mejor para mi, hoy, es estar sola y sin embargo me muero de ganas de que aparezca esa persona que espero, ese par ideal. 
Siento que estoy loca. 
Amo esta red social. Me acompaña desde el 2006, desde el amor mas puro que pude tener hasta el mas fracasado. La amo porque es la única cosa con la que fui constante durante tanto tiempo en toda mi vida. Soy de abandonar a corto plazo todo lo que empiezo y el blog siempre fue una manera de llorar distinta. La forma de descargarme mas sana que encontré y que sigo encontrando. Es mi rincón, en el que nadie me juzga, todos me leen en silencio (aun sabiendo que sé que me leen). Gracias por eso, por "emocionarse" con mis textos, por reírse, enojarse, sorprenderse o sentirse identificados. Gracias por hablarme diciendo que leyeron mi blog. Un beso a los amores que descubrieron esta pagina en algún momento y a los que no, gracias por no descubrirlo. Es una manera de humillarme también (aunque suene fuerte humillarme o quemarme, son las palabras justas para definir lo que hago en este blog) pero como soy una persona muy frontal, nunca lo tome de esa manera. Amo de una manera tan fuerte que es imposible de no demostrar, soy muy explicita y estoy orgullosa de ser así. Aprendí y me caí muchas veces, pero lo importante es hacerse cargo de lo que uno es, ya que de esta piel jamás vamos a poder escapar.
Perdón por colgarme, ya volveré a sufrir y caeré, sin dudas, a este lugar. 
Escribo poco en el blog, porque lo que tengo para decir suena reiterativo y las cosas buenas no cuentan. A uno siempre le gusta contar lo triste, porque para la felicidad, lo virtual no existe. 

Hoy me sentí adulta.
Tuve que ir al edificio viejo de la facultad de Comunicación Social, porque hubo un error de fechas y me pidieron que vaya a rendir un parcial ahí. La cuestión es que, cuando salí de ahí decidí ir a comer sola a un lugar de comidas rápidas. Me senté, me despegué de mi saco de lana azul oscuro y mientras comía observaba a los que estaban en el lugar. Había dos grupos de adolescentes sentados en distintas mesas; gritaban, se reían, no se entendían pero volvían a reír. Y recordé el año pasado (como si fuese tan lejano), recordé mi secundaria y todo lo que la abarcó. Cuando salíamos de pagar una cuota del boliche que nos haría la fiesta de egresados, íbamos a comer todos juntos y hacíamos las mismas cosas. Todo eso paso hace un año y sin embargo siento que soy completamente diferente a esa que llevaba una pollera tableada a cuadros y una chomba blanca. 
Después de mirarlas por varios minutos, me miré a mi misma, mire mi ropa. Llevaba puesto una camisa y un pulover con un jean y botas. Estaba sobria y grande, sobre todo eso, grande. Y por un instante, quise de nuevo el uniforme. Me soñé en otra instancia, contando los días para Bariloche, o un poco antes, planeando formas de pagar ese viaje. 
Con un poco de nostalgia, me retiré del lugar, rumbo a la parada de colectivo y sin ir mas lejos de lo que venia pensando, me encontré en esa misma esquina con una pareja, ambos llevaban distintos buzos de egresados. Apenas los vi, me vi a mi misma y a Diego. Me acordé de octubre/noviembre/diciembre del 2012 en cuestión de segundos. Estaban sentados en la misma posición que lo hacíamos nosotros en la plaza del colegio y hacían los mismos juegos que nosotros. Tenían en la cara la inocencia del ultimo año, las ansias del viaje y el miedo del final que se les acercaba. Sentí un poco de envidia, nostalgia y pena. Sentí esa pena porque casi pude predecir que el futuro de esa pareja se desvanecía junto con el ultimo año de secundaria. Como pasa siempre, como me paso a mi y como les pasa a todos. 
El amor adolescente es lo mas puro que pude encontrar durante mis años de colegio y es el mejor recuerdo que me llevo de todo lo que extraño de esa época y voy a extrañar siempre. 



Que tu sonrisa me bese en la boca, amor de mi vida. Mi enano y mi gigante, sos la paz, la transparencia que le hace falta a mi mundo turbulento. Te amo la vida, hace dos años que me haces feliz. No me entra el corazón en el pecho para sentirte tanto, no encuentro palabras para expresarte. Tus "Gracias tía" y lo demás, sinceramente, no me hace falta. 
Que rápido pasa el tiempo, cuanta angustia se va con el viento y sin embargo los ojos se me llenan de lágrimas de vez en cuando. Tengo una mirada tatuada y las manos que me dejaron de tocar a veces, sin querer, trato de sentirlas de nuevo. 

"...tenemos suerte si aprendemos que no hay ningún rincón, que no hay ningún atracadero que pueda disolver en su escondite lo que fuimos. El tiempo está después..."
Como tu piel, nene. No hay como tu olor.
Tira la sábana, sal de la cama, vamos a 

conquistar toda la casa. 

De todo lo que tu acostumbras soy 

contradicción 
Pensar que todo ser humano quiere tocar el cielo con las manos, y yo lo estoy abrazando.
"No creo en el amor y no es por mi."
No te quemes la cabeza!
Ahí, justo cuando Santiago nos deja cantar a nosotros, es justo ahí en donde cierro los ojos y me acuerdo de vos, se me viene a la mente tu sonrisa y tu espalda, tus manos agarrándome la cara. Justo en ese momento es en el que cierro los ojos y lloro, me siento libre, sé que si lloro nadie me va a decir nada y hasta muchos, comparten mi sentimiento y lloran en silencio, conmigo. Por esto y por todo lo demás, amo a Salta la Banca. 
Nunca va a haber otra mujer que los ame así


¡HOY VAS A SER LA MUJER QUE TE DE LA GANA DE SER!
"...que me quiera cuando estoy, cuando me voy, cuando me fui. Y que sepa servir el té, besarme después y echar a reír. Y que conozca las palabras que jamás le voy a decir y que no le importe mi ropa si total me voy a desvestir..."
Mirame. Por piedad no me mires.
No sonrías, date vuelta y andate.
Quedate un pucho más, pero toma distancia (abrazame).
Besame. No me toques que duele, pero besame que duele sino. 
Vos conoces la salida, dejame solo (no me dejes por favor).


"...Con él me acostumbre a que pueda pasar cualquier cosa menos lo que yo quiero."
Hoy vi a mi hermano llorar como hace mucho no lo veía, hoy el día estuvo gris, hoy se fue Alma. 

"Dicen los que saben que no hay que confiar en nadie, ni en uno mismo. Hoy tuve el primer indicio de que no puedo confiar en mi. Y sobre todo porque “yo” confío en “vos”. Entonces “yo” no soy una persona en quien confiar"
Chubasco
Que me abandonen y se retiren con las manos vacías, bien, podría entenderlo después de un intento de suicidio y cinco años de terapia, pero que me abandonen para irse con otra persona, eso jamás. No voy a poder entenderlo, no pude entenderlo y no lo entiendo, ni quiero, ni pienso, ni nada. No"
Abzurdah
Quizás amarte tanto, ese fue mi error.
Sentirse querida y a la vez sentir, que paso un segundo o que, casi ni pasó. 


"Sé que corro el riesgo de encontrarte."
'Ahora que no me perteneces, te ves mucho mas bonita, mas segura de ti misma...'

Dibujando un camino por tú piel  
Yo lo camine y nunca te encontré  
Solo descubrí tú fiebre en el placer  
 
-¿Para vos qué es estar enamorada?
-Estar enamorada, en mi sentir, es verlo en todas las esquinas y tener el ferviente pensamiento de que todo lo que se parece a él es una señal que me da la vida. Y soy feliz con esa duda, sonrío ante la posibilidad de que algo bueno puede pasar y si es malo no importa, lo importante es que puede pasar.
Verlo en cada hombre, sonreír estando sola. Eso  es ( fue) estar enamorada para mi.
¿Hoy que siento? Siento paz, tranquilidad. Tengo una sonrisa apaciguada.
Me encontré riéndome de recuerdos, me encontré en el bondi reflexionando sobre lo bien que la pase con vos, lo bien que estuve, la buena dosis de noviazgo que me diste y que hacía mucho no sentía. Me encontré diciéndome a mi misma 'ya esta' porque, "decir adiós es crecer" y "solo me queda el consuelo de saberme muy tranquilo, yo ya sé que la peleé". Pensé  en todo eso y fui grande por un momento, con la última lagrima cerré una etapa y hoy (no en sentido figurado, sino HOY viernes de mayo) deseo con mi alma entera que puedas tener la sonrisa como estandarte, que alguien te complete de verdad y no sea sólo un eslabón en tu cotidianidad, que hayas tomado algo de todo lo que te supe y pude dar para poder brindárselo a otra persona, que te trate bien tu mejor sol y que nunca te olvides de esto, que nunca te olvides de mi. 
Horóscopo Chino: Perro

En el amor: Signo leal y honesto. Sacrifica sus deseos, gustos y caprichos para complacer a su amado, amante o amigo. Sabe esperar a pesar de la ansiedad que lo carcome, lo consume y devora. Está atento, en guardia, dando la vuelta al perro para proteger a su cría  a sus amigos, a la tribu elegida. Está muy atento a sus sentidos, es irracional, celoso, posesivo, dominante, no mide las consecuencias cuando se siente malparido. El perro necesita tener dueño o dueña. Le gusta compartir todo: desde el mal aliento hasta las ganancias que obtiene saliendo cada dia a ganarse su hueso. El exceso de soledad lo abate, aturde, atemoriza o enferma. Sabe amar y dar la vida por quienes lo eligen. 
Volvió un junio del 2012 que ya había olvidado por completo, volvió transpirando ilusión, con un aire romántico y bizarro.
No necesito esto, no lo quiero, volvió tarde y en el peor momento, ya casi pasa un año de eso y recién ahora se da cuenta de quien soy (cuando reme tanto para que me conozca!). Mi mamá dice, que todos vuelven, no hay excepción, el tema está en saber decir que no, ser madura y aceptar que si se fue en algún momento fue por una razón. Aveces me da miedo que sea tan perceptiva, es feo sentir lo mismo que sintió alguien alguna vez por vos: nada. Pero como le digo a mi amiga, yo no soy como él; las cartas sobre la mesa, siempre. Abro la puerta mil veces hasta caer por ultima vez y cuando la cierro, juro que es definitivo. 

Sin festejos, ni condecoración. 
Peleando hasta el día que este croto 
No juegue más cartas de olor a traición 
Me quedan los sueños que nunca soñé, 
Me queda ese beso que nunca daré, 
Me quedan las cosas que sólo vos ves y por eso yo canto, 
Me queda tatuada en la piel tu canción, 
Me queda pelear cada día de sol, 
Me queda el lugar que al final encontré, 
Donde sólo el que siente me podría ver, así yo volveré. 
Te volví a sonreír y te volví a elegir. Volví a caer, volví a sufrir y en menos de una hora te convertiste en la peor persona del mundo. "Sos un pobre flaco" te dije, y no me arrepiento de haberlo dicho, es eso lo que sos, lo que siempre fuiste. 

"Ya no me dejo asesinar por esa boca..."

Perdoname si alguna vez te he pedido lo que no has podido, lo que te ha vencido 
Perdoname si nunca te lo he dicho, nunca te lo he dicho: te necesito.
Siempre es lo mismo, arrepentidos al final del camino 
Siempre es lo mismo, arrepentidos al final del camino 
Te miro sin que me mires, hoy soy testigo de tu destino 
Te hablo y ya no me escuchas, puede tenerte solo en mi mente 
Me abraza y me pregunta:
-Estas bien?
-No
-Te amo.
Mamá


Estoy tratando de decirte que me desespero de esperarte, 
que no salgo a buscarte porque sé que corro el riesgo de encontrarte.
Ayer entró a casa por ultima vez, ayer recibí el ultimo "estoy afuera", le abrí la puerta y se la cerré por ultima vez. Ayer lo vi y lo quise, sentí dolor al saber que no podía besarlo, que no podía abrazarlo como siempre hacia cuando entraba a casa, sentí dolor cuando supe que no era mio, que no me pertenecía  Entro y sin saludarlo le di el paso, le dije que se siente mientras iba a buscar el cenicero, el que últimamente en casa, lo usaba el y nadie mas. Me miro a la cara al hablarme, me contó sobre él como si no nos viéramos hace meses y habían pasado dos semanas, me mostró el piercing que le pedí que se haga, me contó sobre sus cosas, me aclaro otras tantas, me miro con ternura, como si supiera que esa seria la ultima vez que lo iba a ver. Nunca había pasado por la situación de que me rechacen por las narices, nunca. Lo escribo y suena fuerte, pero no fue tan así  por lo menos pensándolo ahora, en frío, no fue tan malo. Fue sincero, y siento que me protegió en algún punto, aun sin darse cuenta. Vino a decirme que se iba, se sentó en ese sillón en el que alguna vez me beso, para pedirme que no llore, que alguien me iba a hacer mas feliz. Y no lo escuché, me bloqueé en el instante en el que escuche un NO, y no pude mas, me enoje y lo eché, de alguna u otra forma, lo eché y sin hablar, me dejo sola, lo vi con su ceño fruncido (Ese que ponía cuando no me entendía)  y no espere a que entre al auto, lo deje ir, aunque no quise, lo deje ir de nuevo. 
Me quede con un abrazo, un par de lagrimas y el cenicero lleno. 
Quiero teñirme, hacerme el aro en la panza y comprarme ropa. 
Empecemos ya!
¿A dónde vas?
¿Por qué te vas?
¿Por qué dejaste un gesto de ti en cada esquina?
Hoy, por una u otra razón, me acordé de Gonza (mi primer y único novio), de los dos años que estuvimos juntos, bueno, del año y siete meses en realidad. Lo conocí a los catorce, y hoy teniendo dieciocho, creo ser una mina totalmente diferente a la que conoció él, él mismo lo dice, y sin embargo a veces me siento la misma pendeja. Él conoció a una nena de catorce años que no salía ni a la esquina, que prefería estar con el antes de hacer cualquier cosa, una nena enamorada, totalmente enamorada, ciega de amor. Nos amábamos y nos vivíamos peleando, si un mes estábamos bien lo celebrábamos como un logro; me acuerdo de eso y me causa gracia, que chiquitos que eramos ¡cuánto nos queríamos!. El fue la puerta hacia la adolescencia, conocí el afuera, el amor, el dolor, la bronca, con él sentí absolutamente todo por primera vez, desde lo mas doloroso hasta lagrimas de felicidad. Mas allá de todo, de lo que haya pasado, de las peleas, de la última pelea, y de lo que hayamos vivido en estos últimos años separados, me siento totalmente orgullosa de haberle regalado mi inocencia, porque se que la guarda en el lugar mas lindo de su corazón, se que me quiere como yo lo quiero a él, se que se acuerda de cada detalle de nuestra relación como yo me acuerdo y si me pasa algo el va a estar ahí  lo quiero como un viejo amigo (como le gusta decir a él) que formo parte de mi felicidad, que me dio la mano para caminar, que me seco las lagrimas, que fue feliz conmigo cuando reí  que se ato las manos para no matarme cuando me ponía insoportable, que lloro por mi sin esconderse, que se prestaba a mis locuras y que me amo tanto como yo lo ame a el. 
Nunca había escrito algo asi en el blog por Gonza, después de que nos peleamos para siempre, y creo que se lo merecía (apesar de todo). 


vos elegiste ese lugar que ocupas, hoy vos sos dolor
Hoy me levante, me bañe, desayune y fui al colegio con las ganas de encontrarme a Kari y a buscar unos papeles. Me encontré con Kari, con Nestor y con algunos mas y me acordé de que hay gente de que vale la pena, que sonríe y me quiere ver sonreír. También me acorde que hoy a la tarde me veo con mi amiga y que la semana pasada todas me aguantaron, y me cebaron los mates mas dulces de mi vida.

A M O R
Cómo miras a la chica que amas y te dices a ti mismo que es tiempo de partir?
como me cambia la cara en cuestión de segundos, que hija de mil puta que soy
mi blog es un lamento
¡Ya no tengo aquella risa terapeuta! 

Necesito hablar con alguien y no sentir que le estoy quemando el cerebro. 

PROMETIÓ HASTA LO PROHIBIDO 
ME DIO CITA HASTA EN SU OLVIDO, 
Y TODO LO OLVIDÓ.

NI SIQUIERA ME DEJÓ LA MIRADA DEL ADIÓS 
SE LLEVÓ DE MI COLECCIÓN DE MIS SONRISAS, LA MEJOR.

"Quedó en vos lo mejor de mi" 

Miro la entrada vacía y pienso, me digo por dentro que este teclado no me alcanza para plasmar acá todo lo que siento en este momento. Siempre odié disimular lo que me pasa, mi cara dibuja mis sentimientos casi sin darme cuenta, tengo la mirada a media asta, la boca inamovible y los gestos cansados. Hoy me preguntaron si me sentía bien y no, claramente no me siento bien. Tengo ganas de gritarte cosas, de abrazarte fuerte, de apretar mi pecho contra el tuyo y decirte que te extraño, que quiero volver, que me quiero olvidar de todo y hacer como si no hubiese pasado nada. 
Me leo patética, pero es mi blog, tengo derecho a ser idiota, a decir lo que me pasa sin vergüenza;  porque para el exterior tome una perfecta decisión, me tengo que valorar y hacer respetar, y hay un limite que no tengo que dejar pasar, pero solamente son discursos de conformidad, que hago para auto-convencerme de que no sos bueno para mi, de que no me haces bien (¡Si supieran!). 
Sé que preguntaste por mi, que te interesa saber que cuento, pero que algo te falta, no te culpo porque sos asi, siempre lo fuiste y a mi me gustas así, te dije en un momento que si me equivocaba con la decisión, me iba a dar cuenta cuando vuelvas, lo dije con aires de seguridad y la verdad, es que hoy por hoy no estoy segura de nada, creo que no te voy a ver mas y en un segundo me encuentro planeando situaciones para encontrarte. 
Necesito verte durmiendo al lado mio, sentir tu espalda caliente y desnuda, abrazarte y que me aprietes la mano, que me des un beso en la frente, besarte los ojos (se que amas que lo haga), despertarte haciéndote reir, fumar un cigarro de desayuno y quererte con todas las fuerzas que me generas. Quiero recibir de nuevo ese mensaje, que me exijas vernos, que te vuelvas temprano de cualquier lado para ir a buscarme, abrir la puerta del auto y verte sonriéndome. Quiero y necesito de vos, no puedo más. 

"Yo soy la loquita que revolotea, es así ¿No?
¿Sabes que? Me cansé, me cansé. Estoy harta, ya viví muchas veces esta pelea, te juro que me cansé, no doy mas. Vos y yo terminamos, CHAU entendes? CHAU, CHAU amor, CHAU celos, CHAU peleas, CHAU todo, CHAU si, CHAU no, CHAU blanco, CHAU negro, CHAU, CHAU. No¿sabes que? Chau no,  ADIÓS.
Y esta vez, te juro que es para siempre."

Tengo ganas de cerrar los ojos y que pase un mes, dos meses. Que pase el tiempo y que se me pase esto, tengo el cerebro agotado, de tanto pensar, de tanto obligarlo a llorar. Estoy cansada de dar y no recibir, de que todo me pase por arriba, de que den igual mis sentimientos.
Estoy cansada de querer y quedarme sentada esperando. 


Dije que si no funcionaba "Sólo me queda el consuelo, de saberme muy tranquilo, yo ya sé que la peleé."
Gracias por leerme, enserio. No tengo nada que decir, me quedo con esa frase. Cuando sepa qué decir, voy a escribir.
Frunciendo el ceño, ese gesto te queda tan bien.
¿Cuántos años tiene tu alma?
Tirando a matar, dándonos changuí, puro razonar, puro frenesí; siempre fue así nuestra historia.
Que funcione o no, que este bien o mal, vivirlo con vos para mi es la gloria.
Sin escatimar, sin darnos de mas, sin acelerar, sin tirar pa' trás, siempre fue así nuestro asunto.
Le falta de aca, le sobra de alla, retocándolo pero siempre juntos.




DiStInGo ExCuSa Y rEsUlTaDo Y hOy Elijo eStAr CoN vOs !!!
Empalago tanto que ni yo me banco.
Kari me dice que soy extremista, no tengo grises; que un día me levanto con el SI tatuado, la sonrisa de oreja a oreja y las mil y un ganas de estar con él y mañana me levanto con el NO y mi vida es la peor del mundo y nadie me quiere.
Tiene razón, soy así, para bancarme hay que quererme, igual que a él, estoy con él porque lo quiero, porque sino ya le tendria que haber dado un tiro en la frente.

Gracias por leerme!!!

Datos personales

Mi foto
Buenos Aires, Argentina
No fumar sin desayuno

Archivo del blog